Como elegir las mejores personas para que nos gobiernen (Parte 1)

Esta es una semana de elecciones internas en nuestro país y tenemos el derecho y la obligación de salir a votar.

Nuestra principal función como iglesia es predicar el evangelio y restaurar la sociedad a través de la palabra de Dios, sin embargo, tenemos un papel preponderante en la democracia del país como personas naturales en pleno ejercicio de nuestros derechos.  Como organización la iglesia tiene algunas limitantes para intervenir directamente en asuntos políticos de la nación, pero como personas individuales tenemos todos los derechos políticos establecidos en nuestra legislación interna, como en tratados internacionales.

Como cristianos debemos asumir nuestro verdadero rol. Su palabra nos ordena orar por lo que están en eminencia.  Ahora que vamos a elegir nuevos diputados, alcaldes y presidente debemos orar y pedir a Dios sabiduría para elegir las personas mejor preparadas.

La iglesia como un ente que tiene mucha trascendencia en la transformación de la sociedad en general, tenemos que apoyar la democracia de los pueblos creando espacios sin importar colores políticos, para que las personas buenas y honestas puedan ser escuchadas en relación a sus planes y proyectos.

Debemos permitir que aquellos hombres y mujeres cristianos que optan a cargos de elección popular reciban nuestras oraciones para que Dios los acompañe en su camino.  

Como iglesia cada uno miembro en particular, elegimos las personas de nuestra preferencia, a las que consideramos idóneas para ostentar cargos de gobierno en el país, sin embargo, debemos respetar las personas electas cuando estas no sean de nuestra simpatía.

Debemos apoyar a quien quede como ganador, aunque no sea de nuestra preferencia, tenemos que orar por ellos para que hagan todo lo mejor posible, ya que para bien o para mal todo lo que ellos hagan nos afectará.

La biblia nos da características de los buenos líderes y en base a su palabra debemos elegir.  Lo primero que debemos buscar en un político es que sea una persona MADURA. Eclesiastés 10:16-17 NVI dice: ¡Ay del país cuyo rey es un inmaduro, y cuyos príncipes banquetean desde temprano! ¡Dichoso el país cuyo rey es un noble, y cuyos príncipes comen cuando es debido, para reponerse y no para embriagarse!

Debemos elegir a alguien que tenga madures. Hablo de madures moral, que sepa manejar los recursos del pueblo, que tenga el carácter para tolerar al adversario político y pericia para liderar un pueblo con sabiduría. 

Cuando estaba pequeño me acuerdo que los maestros nos decían que los diputados eran los padres de la patria, ahora que entiendo la revelación de la paternidad de Dios y espiritual me doy cuenta lo realmente significa ser padre.

Un padre es uno que lucha por sacar adelante su familia, que trabaja para darles oportunidades a sus hijos, que deja herencia, que da identidad, uno que se sacrifica porque sus hijos se superen.

Si va a elegir diputados busque a uno que luche por sacar adelante su pueblo como un padre lucha por sacar adelante su familia, que trabaje para crear oportunidades de desarrollo a su pueblo, uno que deje una herencia de proyectos. Uno que sacrifique sus intereses personales por el bien común.

Pidamos sabiduría a Dios para elegir las personas correctas, que sepan conducirse delante de Dios y delante de los hombres, que amen este país y que tengan por sobre todas las cosas el temor de Dios en sus corazones.

Honduras necesita personas honestas y temerosas de Dios en el gobierno, que cuiden al pueblo y busquen su desarrollo. El estado de nuestros líderes será el estado del pueblo y para saber dónde estaremos en 5 años debemos ver las personas que vamos a elegir este próximo domingo.

¡Que Dios nos de sabiduría! 

@Pastor Natan Peña

Próxima Reunión en VIVO domingo, octubre 14, 2018 03:00 Próxima Reunión en VIVO

Predica de la Semana

Versículo del Día

NOTICIAS CRISTIANAS